Blog

Trucos para poner una funda de sofá con estilo

Los sofás son una inversión elevada cuando decoramos nuestro salón o sala de estar. Tanto si elegimos un modelo tres por dos, como una chaisse longe o sillones individuales el presupuesto normalmente no permite cambiarlos frecuentemente. Por ese motivo conviene protegerlos con fundas para sofá, para evitar las manchas y los roces por el uso. Además, en el caso de querer cambiar la decoración, también las fundas son una opción decorativa y más económica que comprar sofás nuevos. Aquí te ofrecemos algunos trucos para poner una funda de sofá con estilo:

Elige la funda del tamaño adecuado

El primer paso para que una funda se ajuste perfectamente a tus sofás es elegir la medida adecuada, de forma que quede apretada cuando acabes de ponerla. Puedes optar por dos sistemas:

Cubrir el sofá completamente

En estos modelos el sofá queda totalmente cubierto en todos sus elementos, son las que más protegen y puedes cambiar las fundas cuantas veces quieras cambiar la decoración. Hay modelos que traen dos partes, una para los asientos y otra para el resto del sofá. En este caso puedes combinar los colores de las dos partes, para un mayor impacto visual. Otros modelos, los de fundas multielásticas, traen una única pieza con elásticos en las zonas de los brazos y los asientos para que quede ajustada. En todos los casos asegúrate de que queda bien tersa para que no se deslice una vez colocada y las distintas partes del sofá quedan compactadas.

Cubrir el sofá parcialmente

En este caso debes cubrir las zonas que tengan más desgaste por roce o las que sean más susceptibles de mancharse, como los asientos, respaldos y brazos. Estas fundas normalmente son más decorativas y se completan con bolsillos para los mandos. En este apartado se incluyen los fulares de sofá, que no tienen una forma definida sino que se colocan sobre los asientos introduciéndolo por las hendiduras para sujetar la tela. Son muy apropiados cuando los sofás son muy grandes y es difícil encontrar una funda de su tamaño, o para el caso de sofás irregulares.

Ajusta la funda utilizando sus accesorios

Una vez elegida la funda limpia bien el sofá con la aspiradora y colócala según las instrucciones, a partir del centro del sofá y de la funda. Ajusta todos los elásticos, cintas y forros que traiga, para que quede sin arrugas (usa el truco de la cuchara de madera para introducir, con el mango, la funda por todos los recovecos del sofá). A continuación, siéntate en diversas posiciones para comprobar las zonas donde es más fácil que se produzcan arrugas y utiliza uno de estos sistemas para minimizarlas:

Lazos y nudos

Si la funda es más amplia que el sofá, tipo fular, puedes anudarla en los extremos de los brazos. Haz los nudos con un poco de estilo y cóselos para que no se muevan ni se deshagan al lavar la funda, así no tendrás que volver a preocuparte.

Alfileres de fijación

Son alfileres con forma de U que puedes ir colocando a la vez que estiras la funda. Acuérdate de soltarlos antes de quitar la funda para lavarla.

R U R E X

Rurex es un club muy selecto que ama la decoración y todo lo relacionado con el hogar. Nos encanta el motor, tanto coches como motocicletas, y por medio de nuestro portal ofrecemos las mejores noticias relacionadas con esta temática.

Related Posts

You may like these post too

Papel de pared o pintura: ¿Qué elegir para decorar el dormitorio de tu hijo?

sustituir las bombillas halógenas por las de led – 7 razones

¿En qué casos debería plantearme reformar una habitación?

Formas de decoración creativas con dibujos

Deja un comentario

it's easy to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies